Identificar riesgos para reducir fracasos

Identificar riesgos para reducir fracasos

Existen investigaciones sobre los factores de riesgo asociados al bajo rendimiento escolar, abarcando un abanico de opciones, desde los que consideran aquellos de carácter psicosocial, hasta los que cuestionan la calidad del sistema educativo implicado. Identificar estos factores y determinar su impacto en el rendimiento académico no es tarea fácil pero sí necesaria, pues los expertos señalan que éstos constituyen un factor imprescindible y fundamental para la valoración de la calidad educativa en la enseñanza superior. Es por esto que las instituciones educativas impulsan acciones para monitorear de forma sistémica dichos factores de riesgo asociados al bajo rendimiento académico de sus estudiantes, tal como sucede con el «Sistema de alerta temprana» establecido por la SEP, el cual pretende identificar de manera oportuna a los estudiantes de educación media superior en situación de riesgo debido a ciertos criterios establecidos asociados a su rendimiento académico.

Para que este tipo de acciones alcancen mejores resultados es importante que, basado en la investigación y la experiencia docente, se identifiquen aquellos patrones que provocan situaciones de riesgo, para asociarlos a criterios de rendimiento académico, por ejemplo: entrega de tareas, puntaje en evaluaciones parciales, etcétera, y no centrarse únicamente en criterios de asistencia o evaluaciones sumativas. Estos patrones permitirán implementar un sistema de alerta que brinde, de manera temprana y oportuna, apoyo a los estudiantes antes de que se vea afectado su rendimiento académico.

La organización EDUCAUSE realizó en 2014 una encuesta a cerca de 75 mil estudiantes de más de 200 instituciones estadounidenses, en donde una de las preguntas consistía en indicar cuál de las acciones realizadas por los profesores contribuía a mejorar su rendimiento académico. El 87% de los estudiantes respondió que el uso de un sistema de alerta temprana contribuye de manera significativa a mejorar su rendimiento académico.

En el caso concreto de la Contabilidad Financiera, primera materia que un estudiante universitario cursa del bloque contable, hay observaciones empíricas, por citar sólo dos, de una alta correlación entre los estudiantes que no entregan tareas o las entregan muy defectuosas con la reprobación del curso; asimismo, se puede suponer correlación entre la reprobación del primer examen parcial y la reprobación del curso.

Nuevamente se puede encontrar apoyo en las nuevas tecnologías, donde plataformas como Blackboard permiten enviar avisos oportunos a alumnos, profesores y tutores sobre un desempeño pobre en estos factores que alertará a todos y les permitirá establecer medidas correctivas a tiempo. Para esto sería necesario identificar los factores que representan un riesgo académico, en segundo lugar, asociar dichos factores a actividades concretas planificadas en el curso y, por último, determinar un umbral mínimo de rendimiento académico. Con esto puede establecerse en Blackboard dicho sistema.

Acerca del autor: El Maestro Francisco Javier Calleja Bernal es contador Público con estudios de Maestría en Administración y candidato a Doctor en Educación. Con más de 40 años de experiencia docente y profesional en contabilidad, costos, análisis financiero y auditoría. 291 cursos impartidos en diversas universidades, de los cuales el 88% ha sido a nivel licenciatura y el resto en maestría. 194 módulos de diplomado impartidos a personal de diversas empresas. Autor de los libros “Contabilidad 1”, “Costos” y “Contabilidad Administrativa” con editorial Pearson. Articulista en diversos periódicos y autor de su propio blog “Visión Financiera”. Coordinador de las materias Contabilidad Financiera, Contabilidad de Costos, Análisis de Costos y Contabilidad Gerencial.

Por:  Mtro. Javier Piñataro

Jefe de Desarrollo Docente, UDLAP.

javier.pinataro@udlap.mx

Mtro. Francisco Javier Calleja Bernal

Profesor de tiempo completo del Departamento de Contaduría, UDLAP.

francisco.calleja@udlap.mx

         

 Disponible formato PDF

Anterior ¿Por qué fue necesaria la reforma energética?
Siguiente El teletrabajo: su impacto en las organizaciones, los trabajadores y la sociedad