Fusión de gigantes

Fusión de gigantes

Comentada desde hace meses por todo el mundo y temida por muchos, la fusión de los líderes de la industria cervecera AB InBev, de Bélgica, y SABMiller de Inglaterra, está a punto de consumarse, con lo que se creará un gigante que vendería un poco más del triple que su más cercano competidor, la holandesa Heineken, y casi seis veces más que la danesa Carlsberg. Aunque anteriormente SABMiller intentó comprar Heineken para competir con el gigante, falló y finalmente es absorbida, al aceptar el 13 de Octubre la oferta de compra por parte de la empresa líder del mercado, por casi 110 mil millones de dólares. La mitad de las ganancias de la industria pertenecerán a esta nueva empresa y venderá cerca de una de cada tres cervezas que se consuman en el mundo. El acuerdo está hecho, falta que las diversas reguladoras lo aprueben, aceptando, por ejemplo, que tenga el 70% del mercado estadounidense y 60% del latinoamericano. Se dice que por su monto es la tercera más grande operación de este tipo en la historia.

La evolución de este gigante comienza en 1989 con la cervecera brasileña Brahma, que en 1999 adquiere Antarctica, que en 2004 se fusiona con la belga Interbrew, fabricante de la legendaria Stella Artois y de Beck, que en 2008 compra a la estadounidense Anheuser-Busch y en 2012 adquiere al Grupo Modelo. En cada compra el gigante mejora sus márgenes de ganancias y entra a mercados en que antes participaba débilmente, como Asia y, con el último paso, África.

Uno de los temores de los mercados es que un gigante de esas dimensiones pueda intentar traspasar las barreras e invadir el mercado de las bebidas gaseosas, comprando Coca-Cola o Pepsi, o adquiriendo destilerías. No en este momento, pero en unos años tendrá la capacidad financiera para ello y la diversificación será una tentación irresistible o, tal vez, una necesidad. Hay que reconocer que la globalización de los mercados ha permitido estos crecimientos, pero AB InBev continuará creciendo, controlada por la férrea disciplina de los inversionistas de 3G Capital.

Por otra parte, Heineken (quien en 2010 compró la cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma de FEMSA) en un afán desesperado por no quedar atrás, anuncia la compra de una cervecera en Eslovenia, otra en Estados Unidos y espera agregar algo más, pero comprendiendo que está muy lejos de competir con el nuevo gigante.

Es interesante observar cómo esta industria que comenzó en el siglo XIX, llega al siglo XXI plena de fuerza y a base de fusiones logra tener presencia en el mundo entero. Los expertos dicen que nos ha tocado vivir la época dorada de las empresas occidentales y que así como leemos y estudiamos la vida de políticos y soldados del pasado, en el futuro leeremos y estudiaremos la vida de los grandes empresarios.

 Acerca del autor: Contador Público con estudios de Maestría en Administración y candidato a Doctor en Educación. Con más de 40 años de experiencia docente y profesional en contabilidad, costos, análisis financiero y auditoría. 291 cursos impartidos en diversas universidades, de los cuales el 88% ha sido a nivel licenciatura y el resto en maestría. 194 módulos de diplomado impartidos a personal de diversas empresas. Autor de los libros “Contabilidad 1”, “Costos” y “Contabilidad Administrativa” con editorial Pearson. Articulista en diversos periódicos y autor de su propio blog “Visión Financiera”. Coordinador de las materias Contabilidad Financiera, Contabilidad de Costos, Análisis de Costos y Contabilidad Gerencial.

Por: Mtro. Francisco Javier Calleja Bernal
Profesor de tiempo completo del Departamento de Finanzas y Contaduría de UDLAP
francisco.calleja@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior El regreso de los gigantes
Siguiente Las diferentes contabilidades