Externalidades

Externalidades

Los consumidores de educación pueden ver reflejados los beneficios de ésta en diversas formas: en un mejor puesto laboral, en un sueldo más alto, en mayor productividad e incluso en admiración social. Una población más educada lleva a votantes más informados, lo que significa un mejor gobierno para todos. Además, el beneficio no sólo es para el consumidor de educación, las personas que están a su alrededor también pueden verse beneficiadas, ya que el civismo de una persona educada beneficia a toda su comunidad. Por otro lado, los individuos carentes de educación y/o civismo generan perjuicios a la sociedad en la que viven, cometen crímenes que elevan los índices delictivos, evaden el pago de impuestos, desarmonizan la vida vecinal, entre otros daños.

Ambas situaciones tienen un nombre en común: externalidad. Por tanto, una externalidad surge cuando una persona se dedica a una actividad que influye en el bienestar de un tercero, al que no se le compensa por esa influencia (ya sea positiva o negativa). Dado que las externalidades positivas generan bienestar, lo deseable es que se incentive a que se produzcan en mayor medida En el caso de la educación, el gobierno la subsidia mediante escuelas públicas y becas, con el objetivo de fomentar las externalidades positivas que produce la educación.

Por otra parte, deben cambiarse los incentivos para que las personas que generan externalidades negativas tomen en cuenta los efectos externos de sus acciones. Para internalizar una externalidad negativa cómo la delincuencia, el gobierno puede –por ejemplo- imponer sanciones más severas a quienes cometan actos ilícitos, realizar procesos judiciales justos donde no se vulneren los derechos de las víctimas, dar una mayor capacitación a quienes conforman la seguridad pública y crear los mecanismos necesarios para disminuir la corrupción en el sistema judicial. Estas medidas harían que los delincuentes pensaran dos veces antes de infringir la ley y generar externalidades negativas a la sociedad.

Los subsidios a la educación son un mecanismo ideal, tanto para fomentar las externalidades positivas que ésta produce, como para disminuir las externalidades negativas que se generan por su carencia. Por tanto, la educación debe ser la piedra angular de un gobierno que tenga por objetivo mayor bienestar para sus ciudadanos: una sociedad educada gozará de más externalidades positivas que negativas, así como de un mayor bienestar social.

Acerca del autor: gracias a una beca otorgada por el CONACyT para realizar estudios de posgrado en el extranjero obtuvo el grado de Doctor en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid (Doctorado con Mención de Calidad en el extranjero) con Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad (máxima calificación otorgada por las universidades españolas). Obtuvo el Premio Extraordinario a la Mejor Tesis Doctoral de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid en el Ciclo Académico 2009 – 2010. Realizó sus estudios de Maestría en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid y sus estudios de Licenciatura en Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana – I, en la que se le otorgó la Medalla al Mérito Universitario por obtener la calificación promedio más alta de la generación. Al inicio de su Licenciatura obtuvo una beca por parte del Instituto Italiano di Cultura della Cittá del Messico, lo que le permitió el conocimiento de la lengua, cultura e historia italiana a la par de sus estudios en Economía. En materia docente imparte las asignaturas: Macroeconomía II, Análisis de Inversiones I y II, Economía Financiera, Microeconomía I, Econometría II, Principios de Economía, Finanzas Internacionales, y Principios de Microeconomía. Como investigadora, publica artículos en revistas arbitradas e indizadas, sus trabajos de investigación se centran principalmente en Economía Financiera (Fondos de Inversión, Microestructura de los Mercados Financieros, Banca de Inversión, Gestión de Carteras, etc.). Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Profesor-Investigador de Tiempo Completo y Director Académico del Departamento de Economía de la UDLAP, así como Columnista en el Periódico El Sol de Puebla en donde publica artículos sobre temas económicos relevantes.

Por: Dra. Elitania Leyva Rayón
Directora Académica del Departamento de Economía de la UDLAP
elitania.leyva@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior La reforma migratoria, el insomnio americano
Siguiente Economía ambiental