Estudio del comportamiento de forrajeo en especies de la familia Formicidae como método de clasificación de hormigas en la reserva natural parque Flor del Bosque

Estudio del comportamiento de forrajeo en especies de la familia Formicidae como método de clasificación de hormigas en la reserva natural parque Flor del Bosque

Tesis digitales UDLAP

Introducción

Con una biomasa aproximada del 10 al 15% de la biomasa total de la mayoría de los ecosistemas (Gutiérrez-Martínez, 2013), se calcula que en el mundo existen aproximadamente unas 21,000 especies de hormigas distribuidas en 17 subfamilias, de las cuales solo 11,500 han podido ser descritas (Fernández, 2004). Por lo tanto, la familia Formicidae constituye, en diversos ecosistemas, los grupos más abundantes de invertebrados (Hölldobler & Wilson, 1990). Prácticamente las podemos encontrar en todas partes excepto en la Antártida: desde nuestros jardines y cocinas, hasta en los árboles de cualquier selva del mundo. Con colonias que van desde unos pocos individuos hasta 20,000,000 (Beckers), este grupo de invertebrados se encuentra entre los organismos más sociales (eusociales) del planeta. Actividades como forrajeo, la construcción del nido y defensa de éste es similar a otros organismos, sin embargo, si analizamos más detenidamente veremos que las hormigas han desarrollado una división de trabajos excepcional: por un lado tenemos a hormigas trabajadoras encargadas de buscar alimentos, de ver por las crías y de la construcción y manutención del nido; están también las hormigas soldado listas para defender el nido; por otra parte, tenemos a una hormiga reina o más (dependiendo de la especie) con la única tarea de producir huevos. Esta división de labores tiene una dramática consecuencia en la ecología de estos organismos brindándoles el éxito que observamos hoy en día.

La magnitud que representa que un organismo que carece de un sistema nervioso complejo y que haya desarrollado tal división de trabajos en una colonia, sin duda alguna, merece la atención de investigadores. Comprender cómo estos organismos han desarrollado distintas adaptaciones, tanto fisiológicas como morfológicas para forrajear e interactuar entre especies refuerza esa necesidad de conocer más acerca de estos enigmáticos insectos.

En este afán de comprender el comportamiento de las hormigas, surgió una clasificación, una serie de grupos funcionales para estudiar su ecología. Estos grupos funcionales fueron establecidos originalmente para la mirmecofauna australiana, sin embargo, creemos que pueden ser adaptados para la mirmecofauna presente en México

Proyecto Final presentado por: Marco Daniel Rodríguez Flores

Licenciatura en Biología.

Jurado Calificador

Presidente: Mtro. Néstor Martínez Carrasco
Vocal y Director: Dra. Mariana del Socorro Cuautle Arenas
Secretario: Mtro. Jerónimo García Guzmán
Suplente: Dr. Carlos Hernan Vergara Briceño

Contenido completo aquí

Anterior ¿Quiénes son los actuarios?
Siguiente El papel del bienestar y las relaciones humanas en la política pública: Viviana Ramírez, investigadora del departamento de RI y CP