Espejismos de la Reforma Educativa mexicana

Espejismos de la Reforma Educativa mexicana

Los dichos y refranes populares son una fuente de sabiduría al expresar el sentir colectivo y calificar sucesos, sin requerir de amplias explicaciones. Así, la familiar expresión de “mucho ruido y pocas nueces” se aplicaría de maravilla a los intentos gubernamentales previos a la actual reforma educativa que modificó la Carta Magna. Este es el balance que se desprende del “Acuerdo Nacional de Modernización de la Educación Básica” (ANMEB, 1992) que, durante la administración salinista, pretendió federalizar el sistema de educación nacional; o del Compromiso Social por la Calidad de la Educación (2002) que, en el régimen de Fox, resumía los megaproyectos de Escuelas de Calidad y el Programa Enciclomedia. Finalmente, la Alianza para la Calidad Educativa (ACE, 2008) que, durante el calderonismo, anunciaba la modernización de los centros escolares y la evaluación con impacto en el Programa de Estímulos de profesores con plaza (y de refilón medidas como el adiós a la comida chatarra en los centros escolares).

Nos dieron “gato por liebre”…como atinadamente lo describen algunos analistas, pues el ANMEB no logró la federalización ni la descentralización del sistema de educación básica, sino una suerte de “feuderalización” donde el más fortalecido fue justamente el SNTE y sus camarillas, que se robustecieron en todos las representaciones estatales de la SEP. Bajo el sello de esta reforma crecieron los recursos destinados al sindicato y su poder se ramificó, acotando la capacidad de intervención de los gobernadores y las autoridades federales. La algarabía del Compromiso por la Calidad y sus programas estelares remató en la anuencia para que la “Maestra” formalizara la creación del Partido Nueva Alianza (PANAL), su patrimonio político. Finalmente, la ACE se fue desgastando progresivamente como las ampulosas reuniones del gabinete de Calderón para dar su voto de confianza a la dirigente del gremio magisterial. ¡Ah! y la comida chatarra,  fuente de obesidad de los infantes, no desapareció, solo sus presentaciones fueron dosificadas a la mitad del contenido.

“Tanto peca el que mata la vaca, como el que le agarra la pata”. Pudiera pensarse que en la instrumentación de estas estrategias el gobierno federal buscaba fortalecer su mando constitucional sobre la dirección del sistema de educación básica, para fortalecer la equidad, el acceso y la calidad. Pero sucedió más bien lo contrario: la renuncia al control de las políticas educativas y la entrega cómplice a la voluntad de las cúpulas del sindicato. Algunos estudiosos del sistema educativo nacional, como el investigador Carlos Ornelas, definen este lamentable cuadro como una “colonización” del sistema educativo por parte del SNTE.

“La burra no era arisca, los palos la hicieron”. ¿Será que la Reforma Educativa del presidente Peña Nieto ahora sí restituirá la autonomía de la educación para que no sea utilizada como bastión político?  Por todo lo mencionado caben dudas razonables sobre las intenciones de la actual Reforma Educativa, plasmadas en la Constitución. Algunos aseveran que es una reforma de “alta política” que modifica la estructura de incentivos en las prácticas del magisterio y en su formación profesional. Sin duda, es un avance que las nocivas prácticas corporativas (la venta y herencia de plazas) sean sustituidas por mecanismos que liguen el ingreso, la promoción y permanencia al mérito. Pero sería ingenuo pensar que con esto es suficiente (países con un sistema educativo de probada calidad como Finlandia lo atestiguan). Ojalá, esta reforma de última generación no sea un espejismo más como las antecesoras, pues el abismal rezago en la formación educativa de nuestra población no resiste más las simulaciones tan comunes desafortunadamente en nuestro país.

 Acerca del autor: Profesor-Investigador de tiempo completo en el Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política, Educación de la UDLAP desde Agosto de 2012 a la fecha. Entre las asignaturas impartidas se cuentan Pensamiento Político Moderno, Teorías de la Democracia, Teorías Políticas Contemporáneas, Organizaciones y Procesos Educativos, Comportamiento Organizacional, Paradigmas de la Calidad de la Educación, etc. Responsable del Proyecto de Investigación Responsabilidad Social Universitaria (RSU). Impartió diversas asignaturas en el Área de Educación de la UAEH en los programas de Especialidad, Maestría y Doctorado, entre otros temas de sus clases se cuentan: la educación internacional comparada, el desarrollo de las instituciones educativas, las políticas públicas en educación superior, la teoría social y los procesos educativos, la economía y el financiamiento de las universidades, etc. Ha fungido como miembro de jurados en concursos nacionales de tesis de maestría y doctorado promovidos por el ANUIES; asimismo, ha sido evaluador de ponencias del Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE) y de proyectos del CONACYT. Ha participado como ponente en diversas conferencias internacionales, las más recientes en 54 International Congress of Americanists 2012, en Austria, Vienna (Julio 2012) y la 8ª Conferencia Internacional de Educación Comparada y Formación de Profesores, en Plovdiv, Bulgaria.

Por: Dr. Jorge Gamaliel Arenas Basurto
Profesor de tiempo completo del Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la UDLAP
jorge.arenas@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior El año de las reformas y de la crisis de confianza
Siguiente Retos en la economía del conocimiento