Energía limpia ¿oportunidad de inversión?

Energía limpia ¿oportunidad de inversión?

En México la reforma energética abrió la puerta a diversos campos de inversión entre ellos se encuentran los Certificados de Energía Limpia conocidos como CELs y nacen  para dar incentivos a las Centrales Eléctricas Limpias  y reforzar una oportunidad de obtener recursos.  Parte de la operación de estos certificados se determina por la cantidad de Megawatt-hora generado  en las centrales eléctricas que no utilizan combustibles fósiles multiplicado por el porcentaje de energía limpia generada certificado por la Comisión Reguladora de Energía CRE.

Estos certificados de Energía Limpia, pueden ser comprados por los particulares y estos se rigen por las leyes mercantiles y en tema supletorio por el Código Civil Federal. Son un ejemplo del fomento  a las energías limpias, estás políticas dan cumplimiento a los tratados internacionales de los cuales México es parte en materia de protección al medio ambiente. Sin embargo un punto en contra es que los avances tecnológicos en esta materia requieren de gran inversión y el publico en general no se encuentra muy familiarizado en el como operan estos mecanismos de inversión denominados CELs.

Para asegurar el éxito de esta importante política debe cuidarse que no invada  la corrupción y evitarse la doble venta de CELs. Para garantizar el fomento real en esta etapa de cambio se debe asegurar igualdad de precios, calidad y entrega, será importante hacer real la prioridad de inversión a capital nacional, la contratación de servicios de origen nacional, el impulso a la contratación nacional no sólo de personal técnico estratégico sino de el capital humano en general. El apoyo al fortalecimiento a las PyMES será crucial. No en el afán de una política proteccionista si no por el contrario al ser un área económica con inversión relativamente joven el fortalecimiento de la misma debe sostener una economía solida que promueva la generación de riqueza de la mano con protección al medio ambiente.

Es una realidad que la demanda de electricidad en nuestro país como en muchos otros a crecido considerablemente y por lo tanto la capacidad del Estado Mexicano para dar respuesta a este fenómeno puede verse afectado sin el apoyo de la iniciativa privada y esta requería de un marco legal sustentable que le permitiera dar paso a nuevas formas de inversión.

Acerca del autor: Elizabeth Espinoza Monroy es Doctora en derecho con Mención Honorífica, por la Universidad Panamericana. Cuenta con una Maestría en Investigación y Docencia por la Universidad Nacional Autónoma de México, en la que obtuvo Mención Honorífica. Fue becaria CONACYT por la investigación titulada “Proyecto de Modelo para la Educación Jurídica Superior (Vida en el Aula)”, dentro del sistema de Excelencia del Posgrado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México. Asimismo, obtuvo una beca, otorgada por el CONACYT por la investigación intitulada “La educación jurídica superior”, para la realización de estudios de Posgrado. Desde 2009 es miembro del Sistema Nacional de Investigadores CONAC y T “C”. Ha colaborado en estudios realizados en conjunto entre México y la Unión Europea y la Secretaria de Educación Pública Federal a través de la Dirección General de Acreditación, Incorporación y Revalidación sobre los retos planteados para la internacionalización de la educación superior y las herramientas desarrolladas para facilitar la cooperación académica y la movilidad estudiantil. Autora de diversos artículos relacionados a la investigación en revistas jurídicas especializadas, ha publicado el libro Paradigmas de la educación jurídica de la editorial Porrúa, actualmente es profesor de tiempo completo de la Universidad de las Américas Puebla.

Por: Dra. Elizabeth Espinoza Monroy
Profesora de tiempo completo del Departamento de Derecho de la UDLAP
elizabeth.espinoza@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Cuando el ingreso del gobierno ya no alcanza…
Siguiente La importancia económica de las remesas familiares