Elecciones en Estados Unidos

Elecciones en Estados Unidos

Como cada cuatro años, las elecciones presidenciales en Estados Unidos son un foco informativo que conlleva innumerables miradas de todo el planeta. Una perspectiva que en esta situación tiene un elemento novedoso, y original, que está marcando todo el contexto comunicativo es la inesperada, y controvertida, presencia de Donald Trump.

Como afirmamos, son unas elecciones diferentes y con un matiz claro de negación. En estos comicios no va a ganar el político que consiga aunar más seguidores, sino que el próximo presidente, o presidenta, de los Estados Unidos, será el aspirante que reciba más apoyos de los votantes que no desean que gobierne el otro candidato.

Principalmente, Trump congrega todo el voto negativo hacia la figura de Barack Obama y Clinton, a aquellos que no soportan la idea de imaginarse al «republicano» en el Despacho Oval de la Casa Blanca. Y es en este punto en el que aparece un elemento clave, un factor decisivo: la actuación de los medios de comunicación.

Los medios de comunicación no son fundamentales por ser los «anfitriones» de los distintos debates que los candidatos han tenido, sino por ser los impulsores de la recepción crítica de esos debates y, en general, de la campaña electoral. En ese contexto de oposición del que hablamos, entre otros, The New York Times, The Washington Post y, principalmente, CNN y FOX son decisivos. Su agenda es tan determinante que estas elecciones las ganará CNN o FOX, no serán ni Clinton ni Trump.

Ted Tuner o Rupert Murdoch. Ahí está la batalla. CNN, con el impagable apoyo de The Washington Post, se ha convertido en el altavoz más claro y potente contra la figura de Trump. Por ejemplo, sus comentarios ofensivos hacia el colectivo inmigrante o las mujeres son continuamente analizados, y criticados, en todos los espacios del canal de televisión con sede en Atlanta. Por su parte, la negligencia de Clinton al utilizar una cuenta de correo personal durante su periodo como secretaria de Estado, se ha convertido el tema central de la actividad informativa de FOX.

Obviamente, un claro ejemplo de lo que comentamos es la difusión del video de Trump en el que, en el año 2005, presumía de agredir sexualmente a mujeres. El documento de The Washington Post, que rápidamente fue propagado por CNN, marcó el segundo debate presidencial y, muy posiblemente, toda la campaña si hacemos casos a los sondeos que nos informan de que el número de votantes que se aproximarían a Clinton por no desear la victoria de Trump había subido de forma exponencial.

Acerca del autor: Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica San Antonio de Murcia y Doctor por la Universitat Autònoma de Barcelona. Actualmente es profesor de tiempo completo del Departamento de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP). Miembro del Institut de la Comunicació de la Universitat de la Autònoma de Barcelona (InCom-UAB). Entre sus temas de investigación se encuentran las políticas de comunicación, estructura mediática, la implementación de las nuevas tecnologías, comunicación de crisis y comunicación institucional y organizacional. Autor de artículos de investigación publicados en revistas nacionales e internacionales y ponente en numerosos congresos celebrados tanto en Europa, América y Asia. Con independencia de su trayectoria universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona y la Universidad Abat Oliba de Barcelona, durante su carrera profesional ha estado involucrado como director de comunicación, eventos y márketing en diferentes corporaciones españolas y británicas.

Por: Dr. Julián Sanmartín Navarro

Profesor de tiempo completo del Departamento de Ciencias De La Comunicación UDLAP

julian.sanmartin@udlap.mx

Disponible en formato PDF

Anterior Los edificios como generadores de recursos
Siguiente ¿Por qué no fui invitado a la fiesta de la reforma energética?