El trabajo comunitario, una experiencia formativa

El trabajo comunitario, una experiencia formativa

El trabajo comunitario como parte del servicio social de alumnos universitarios es de gran importancia formativa, debido a la vivencia directa de las necesidades  que tienen  las comunidades; esto se traduce a un ganar – ganar, donde el alumno obtiene experiencias que le ayudarán a desarrollar  la sensibilidad de compartir y aplicar  los conocimientos adquiridos en su formación académica, para resolver casos reales de necesidades propias de nuestro país, y la comunidad recibe alternativas para  solucionar o aminorar sus necesidades.

Un caso de éxito en este rubro, es el proyecto que actualmente se está realizando en el Hospital de la Mujer, y que empezó en febrero de 2013: «Vinculación hospitalaria para el desarrollo de mejoras en el Hospital de la Mujer  de Puebla», siendo un vínculo de apoyo bidireccional con la Universidad de las Américas Puebla, en donde un grupo interdisciplinario de alumnos de las licenciaturas de Ciencias de la Nutrición, Administración de Hoteles y Restaurantes, Artes Culinarias y Diseño de información Visual, participan como promotores de mejoras para las áreas correspondientes de su formación académica. Se inició con alumnos de Ciencias de la Nutrición, aplicando encuestas sobre los hábitos y preferencias alimenticias de las mujeres internadas en el hospital, teniendo en cuenta que son de diferentes regiones del estado de Puebla, y con la finalidad de conocer lo que comen, para mejorar, con los mismos recursos de sus comunidades, su alimentación.  Después se sumaron al proyecto los alumnos de administración de hoteles y restaurantes, apoyando el área de cocina institucional: su trabajo ha sido muy importante en el apoyo de la gestión del almacén, recepción de proveedores, registros de temperaturas, procesos de lavado de manos y desinfección de frutas y verduras, así como realización de manuales de operación y formatos de registros para llevar acabo el control de alimentos; más tarde, se unieron los alumnos de artes culinarias, quienes tienen la responsabilidad de capacitar al personal de la cocina para dar mejor presentación y sabor a los platillos ahí elaborados; los alumnos de diseño de información visual por su parte apoyan con el desarrollo de material usado en los carteles y presentaciones de capacitación.

Otra actividad realizada en la misma dependencia es en La posada AME (Atención a la Mujer Embarazada) que tiene como objetivo dar alojamiento a madres de escasos recursos que, por tener la necesidad de estar al pendiente y amamantar a sus bebes hospitalizados, tienen que pernoctar y vivir lo que sea necesario hasta que dan de alta a sus hijos. En otoño de 2014, con el apoyo del director del Hospital de la Mujer, la directora de esta área y la UDLAP, se dio inicio al proyecto sustentable del huerto, composta y área de árboles frutales, para darle a la posada AME, un espacio que apoye a las mujeres desde varios aspectos: educativo, recreativo y para cosechar vegetales que puedan ser usados en la preparación de sus alimentos, sin dejar de apoyar también cursos de capacitación de manejo higiénico de los alimentos, separación de basura orgánica, elaboración de la composta, platicas de nutrición, y elaboración de recetas con alimentos nutritivos endémicos de Puebla como el amaranto.

Recientemente han tenido varias visitas federales que han impactado, tanto, que se busca una réplica a nivel nacional, tomando a la posada AME de Puebla como el modelo a seguir.  Todo lo anterior se ha logrado por el gran apoyo obtenido de los directivos y jefes de las áreas involucradas en el proyecto, así como el entusiasmo que los alumnos han demostrado en sus prácticas de servicio social.

Acerca del autor: Ma. Armida Patricia Porras Loaiza profesora de tiempo completo del Departamento de Turismo, de la escuela de Negocios de la Universidad de las Américas Puebla, fungió como jefa de los Laboratorios de Alimentos y Bebidas de la carrera de Administración de Hoteles y Restaurantes por más de 10 años, ha impartido cursos y talleres en diversas universidades nacionales e internacionales, es coautora del libro Efecto del Omega 3 de chía en una dieta alta en aceite de frituras, autora de algunos capítulos, artículos indexados y tesis de licenciatura y maestría, trabajos presentados en congresos nacionales e internacionales, ha obtenido primer lugar con los trabajos Efecto biológico de la suplementación de omega 3 de semilla de chía en un modelo murino alimentado con una dieta en aceites de fritura y Composición de Chía cultivada en diferentes regiones de México y mención honorifica el trabajo “Evaluación del estado nutricio y hábitos alimentarios en niños de preescolar “El Pípila” en la comunidad de san Martin Tlamapa, Sta. Isabel Cholula Puebla”. Pertenece al Comité de Ética e investigación del departamento de Ciencias de la salud de la UDLAP, al consejo Académico del Sociedad Mexicana de Inocuidad y Calidad para Consumidores de Alimentos A.C., al comité científico de la Asociación Nacional para la Inocuidad y Calidad Alimentaria en México y forma parte del comité científico del Grupo de Enlace para la promoción del Amaranto en México. La Dra. Porras es doctora en Ciencia de los Alimentos de la Universidad de las Américas Puebla en el 2011, maestra en Ciencias de la Educación en 1999, de la misma universidad y licenciada en QFB en Tecnología de los Alimentos en 1980 de la Universidad Nacional Autónoma de México, realizó una especialidad en nutrición en 1980 en el Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán, tiene dos diplomados en “Programa de Capacitación para la Educación de Ciencia y Tecnología ” y “Certificado de habilidades docentes actualización para ITESM, Certificada en Habilidad Ocupacional Normas de Desarrollo e impartición de cursos de formación y como instructor en el programa H “. Su experiencia es amplia con más de 20 años en la industria alimentaria en las áreas de: Desarrollo de nuevos productos, control de calidad y modelos de calidad de ejecución, aplicación de HACCP y manejo higiénico de los alimentos, análisis químicos, análisis microbiológicos y pruebas sensoriales. Experiencia en Restaurantes: por más de 15 años, apoyó las Cadena Coral By Hilton Hoteles en República Dominicana, la implementación de Punto Limpio, el distintivo Moderniza en el laboratorio de aplicaciones culinarias Itacatl de la carrera de artes culinarias de la Universidad de las Américas Puebla, y la obtención por cuatro años consecutivos del Distintivo H en el Hostal San Andrés. Profesor académico desde 1979, en instituciones de enseñanza superior; Escuela Administración de Instituciones, Facultad de Química Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Iberoamericana Golfo Centro y en la Universidad de las Américas Puebla desde 1987, hasta la fecha. Profesora invitada por cuatro años de la Escuela universitaria de hostelería y turismo hotel-escuela de Sant Pol del Mar Barcelona España. Las áreas de investigación de la Dra. Porras son apoyo de las comunidades, participando con la Fundación Produce Puebla, con investigaciones y aplicaciones en alimentos de la semilla de chía y de amaranto, también es miembro del Grupo de Enlace para la Promoción del Amaranto en México, además tiene a su cargo dos proyectos de servicio social Estado de nutrición en niños de primarias rurales del Estado de Puebla y propuestas alternativas para mejorar su alimentación y Vinculación hospitalaria para el desarrollo de mejoras en los menús, manejo higiénico de los alimentos, en base a los hábitos de la comunidad de los pacientes trabaja en el Hospital de la Mujer en el estado de Puebla, apoyando la sustentabilidad del hostal AME, participa en colaboración en el proyecto de servicio social proceso productivo alternativo para el maíz Cacahuazintle: una estrategia de combate a la pobreza para la comunidad de Chalchicomula de Sesma, Puebla

Por: Dra. Ma. Armida Patricia Porras Loaiza
patricia.porras@udlap.mx
Profesora de Tiempo Completo del Departamento de Turismo UDLAP.

Disponible formato PDF

 

Anterior Los presupuestos
Siguiente Internet, influencia nuestros procesos cognoscitivos