El regreso de los gigantes

El regreso de los gigantes

A través de los años, el proceso de crecimiento de muchas empresas, ya sea en volumen de ventas o a través de la integración vertical u horizontal de sus operaciones, hasta convertirlas, en algunos casos, en monopolios, ha sido recurrente. Hay épocas en las cuales, los grandes directivos piensan que una empresa demasiado grande y con demasiados intereses es incontrolable, en otras ocasiones son los gobiernos los que se sienten en la obligación de frenar a las organizaciones que están a un paso de las prácticas monopólicas y exigen que se les fragmente. Pero, con el paso del tiempo, los gigantes regresan, casi como una consecuencia del proceso de selección natural en los negocios: actualmente, vivimos en una etapa en la que, nos guste o no, van apareciendo cada vez más gigantes.

Por ejemplo, la fusión de Holcim y Lafarge, primer y segundo lugar en su ramo, creó lo que se ha denominado una mega cementera  que vende un poco más de 43 mil millones de dólares al año. Su verdadera dimensión se aprecia al considerar que Heidelberg, ahora la segunda en tamaño, vende 18 mil millones. En otro sector, se ha comentado sobre el enfrentamiento, en México y en América Latina, de Cinemex y Cinépolis, los dos gigantes de la exhibición de películas, que en nuestro país tienen el 42% y el 48% del mercado, respectivamente.

Por ello, es doblemente llamativo el artículo del portal CNN Expansión, del pasado 20 de Mayo, analizando primero como el gobierno estadounidense fragmentó en 1984 al gigante American Telephone and Telegraph Company en cinco compañías regionales: Bell South, Southern Bell, Pacific Telesis, Ameritech y la propia AT&T. Pero, a partir de 1997, estas cinco “pequeñas” empresas empezaron a hacer compras y a fusionarse entre sí, hasta lograr volver a reconstruir al gigante y pretender ahora comprar DirectTV por $49,000 millones de dólares, y con ello tener un porcentaje sustancial de telefonía fija, inalámbrica, fibra óptica y televisión satelital.

Y los ejemplos de fusiones siguen: Siemens y General Electric, peleaban hace unos días para comprar Alstom; Carrefour y Casino, se interesan en comprar 865 comercios españoles en Francia, llamados Día, valorados en 150 millones de euros; Comercial Mexicana, parece no resistir la competencia en México y sus directivos anuncian su interés en vender, con lo que varios gigantes extranjeros se muestran interesados; Apple adquiere Beats, un fabricante de auriculares que ha entrado al negocio de música digital, en $3,000 millones de dólares; Office Depot, compra Office Max en $1,170 millones de dólares.

El nombre actual del juego es comprar o fusionarse para convertirse en un gigante.

Acerca del autor: Contador Público con estudios de Maestría en Administración y candidato a Doctor en Educación. Con más de 40 años de experiencia docente y profesional en contabilidad, costos, análisis financiero y auditoría. 291 cursos impartidos en diversas universidades, de los cuales el 88% ha sido a nivel licenciatura y el resto en maestría. 194 módulos de diplomado impartidos a personal de diversas empresas. Autor de los libros “Contabilidad 1”, “Costos” y “Contabilidad Administrativa” con editorial Pearson. Articulista en diversos periódicos y autor de su propio blog “Visión Financiera”. Coordinador de las materias Contabilidad Financiera, Contabilidad de Costos, Análisis de Costos y Contabilidad Gerencial.

Por: Mtro. Francisco Javier Calleja Bernal
Profesor de tiempo completo del Departamento de Finanzas y Contaduría de UDLAP
francisco.calleja@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior ¿Por qué contabilidad?
Siguiente Fusión de gigantes