El ocio, el trabajo y el ingreso

El ocio, el trabajo y el ingreso

La decisión que enfrentan las personas respecto a cuanto tiempo destinar al trabajo o al ocio, no es tan sencilla como parece. Todos queremos disfrutar de una buena vida, tanto en nuestra juventud, como en nuestra vejez. Sabemos que entre más horas trabajemos más ingreso acumularemos (ingreso que podrá convertirse en consumo actual y en futuro) pero a la vez serán menos horas que tendremos para consumirlo.

Por lo anterior, enfrentamos la disyuntiva sobre la distribución de nuestro tiempo entre el trabajo y el ocio. Aunque una hora más de trabajo signifique un ingreso acumulado superior, también significa una hora menos de disfrute de ese ingreso. Por ejemplo, si usted trabaja por su cuenta en un negocio propio y está despierto durante 110 horas a la semana, parte de su tiempo lo disfrutará en ocio (ir al cine, visitando familiares, acudir a bares, etcétera) y el resto de su tiempo estará trabajando en su negocio. Suponga que por cada hora que trabaje gana $100 que podrá consumir en entradas al cine, vacaciones familiares o cervezas con los amigos, pero estos $100 reflejan, por sí mismos, la disyuntiva que enfrenta, ya que por cada hora que trabaje estará renunciando a una hora ocio. De manera que, si pasa las 110 horas disfrutando de su ocio no tendrá con qué consumir, y si pasa estas mismas horas trabajando asegurará un consumo futuro de $11,000 pesos, pero no tendría tiempo para consumir.

El hecho de conocer esta disyuntiva no significa que tengamos una fórmula secreta que nos indique cuál es la mejor distribución de nuestro tiempo. Por otro lado, una vez que decidimos el número de horas que destinaremos al trabajo, nos enfrentamos con otra disyuntiva: la distribución de nuestro ingreso entre consumo actual y consumo futuro (ahorro). El ingreso que obtenemos por el trabajo que desempeñamos debe ser distribuido de tal manera que nos permita consumir bienes y servicios (hoy y en el futuro). Por ejemplo, si usted es un trabajador que está planeado su retiro laboral y en este momento es joven y puede trabajar, debe estar consciente que en el futuro tendrá una edad avanzada y no podrá continuar trabajando, por lo que ahora es cuando debe decidir cómo distribuir su ingreso actual para disfrutar de un nivel de vida aceptable en su juventud y en su vejez.  Y ocurre lo mismo, es decir, el hecho de conocer la disyuntiva sobre la distribución de nuestro ingreso no implica que tengamos una receta mágica que nos indique las proporciones ideales. Lo importante es estar consciente de esto para diseñar un plan de vida que satisfaga nuestras necesidades, así como ser disciplinado para llevarlo a cabo.

Acerca del autor: Gracias a una beca otorgada por el CONACyT para realizar estudios de posgrado en el extranjero obtuvo el grado de Doctor en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid (Doctorado con Mención de Calidad en el extranjero) con Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad (máxima calificación otorgada por las universidades españolas). Obtuvo el Premio Extraordinario a la Mejor Tesis Doctoral de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid en el Ciclo Académico 2009 – 2010. Realizó sus estudios de Maestría en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid y sus estudios de Licenciatura en Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana – I, en la que se le otorgó la Medalla al Mérito Universitario por obtener la calificación promedio más alta de la generación 2004. Al inicio de su Licenciatura obtuvo una beca por parte del Istituto Italiano di Cultura della Cittá del Messico, lo que le permitió el conocimiento de la lengua, cultura e historia italiana a la par de sus estudios en Economía. En materia docente imparte las asignaturas: Macroeconomía II, Análisis de Inversiones I y II, Economía Financiera, Microeconomía I, Econometría II, Principios de Economía, Finanzas Internacionales, y Principios de Microeconomía. Como investigadora, publica artículos en revistas arbitradas e indizadas, sus trabajos de investigación se centran principalmente en Economía Financiera (Teoría de la Inversión: Fondos de Inversión, Microestructura de los Mercados Financieros, Gestión de Carteras, Información Asimétrica, entre otros). Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del CONACyT. En la UDLAP se desempeña como Profesora-Investigadora de Tiempo Completo, Miembro del Consejo Académico, Miembro del Comité del Programa de Honores, Miembro del Comité de Presupuestos, y Directora Académica del Departamento de Economía en la Escuela de Negocios y Economía (EDNE). En materia de divulgación, es Columnista en e-Consulta y en los Periódicos El Sol de Puebla y Milenio, sitios en los que publica artículos sobre temas económicos relevantes. Fuera del ámbito académico disfruta mucho hacer deporte, leer ciencia ficción y ver cine de arte.

 

 

Por: Dra. Elitania Leyva Rayón

Directora Académica del Departamento de Economía.

elitania.leyva@udlap.mx

 

Disponible en formato PDF

Anterior ¿Qué es la democracia?
Siguiente El robo de combustibles en México tiene varias caras