El futuro del libro en la era digital

El futuro del libro en la era digital

Prácticamente todos aquellos que disfrutamos de la lectura, sentimos una especial atracción por un buen libro, y no solamente por su contenido. Apreciamos un buen encuadernado en pasta rígida, la impresión, las blancas páginas, el olor… incluso, el peso de estos ladrillos de papel nos hacen disfrutar de la lectura. Sin embargo, la experiencia de leer un libro está por cambiar para siempre.

En tanto que las nuevas tecnologías modifican la manera en que se distribuye la información, las interfaces físicas tradicionales están comenzando a desaparecer de manera continua e inexorable. Hace tiempo que nos despedimos de las cartas escritas, el correo electrónico ha vuelto obsoleta la romántica práctica de enviar correspondencia postal. Como lo hicimos con el audio casete y el LP, pronto diremos adiós al CD y al DVD. Sin embargo, ahora no habrá sustituto; cada vez más, la música y el video se distribuyen por medio de “la nube”, que no es más que un espacio virtual donde reside la información, esperando a ser accedida por medio de un dispositivo electrónico. Algo similar está sucediendo con los libros.

Es común encontrar prácticamente cualquier novela reciente en versión digital. Solo requerimos un dispositivo como el Kindle o el Nook para accederla. El siguiente paso es la transición de los contenidos formateados al espacio digital. Tabletas como el iPad nos permiten acceder a revistas, diarios, comics y demás contenidos multimodales.

¿Cuál es el futuro entonces para los contenidos impresos? ¿Significa esto que pronto desaparecerán las librerías y las bibliotecas? ¿Y las tiendas de discos, locales de renta de películas y videojuegos? Pronto, estos espacios deberán “adaptarse” y cambiar, para abrazar las nuevas formas de entrega de contenidos.

De igual manera, nosotros como consumidores de contenidos, tendremos que adaptarnos también. Lo primero será aceptar que lo que perdemos al remplazar el libro impreso por el digital es solo la experiencia de uso y que, de hecho, esta no se pierde, solo se modifica. Si bien ya no podremos recorrer nuestros dedos por el papel u oler la tinta del volumen empastado en cuero, podremos disfrutar ahora de nuevas experiencias. La posibilidad de aumentar el tamaño de letra del texto, cambiar la tipografía del libro completo por una que nos agrade más, marcar párrafos interesantes con solo deslizar nuestro dedo por el texto, buscar al instante la definición de palabras desconocidas, serán nuevas experiencias que modifiquen nuestra actividad lectora.

Las conocidas críticas contra la lectura en el medio digital: “me cansa la vista”, “se agota la batería”, “la pantalla refleja la luz”, pronto sonarán a pretextos generacionales. De cualquier manera, nuestra conciencia ecológica y las nuevas generaciones nos dicen clara y contundentemente que ya no hay marcha atrás.

Acerca del autor: es originario de Puebla capital donde cursó sus estudios básicos e intermedios en el Colegio Americano de Puebla. En el año 1995 obtiene el título de Licenciado en Diseño Gráfico graduándose con honores en la Universidad de las Américas Puebla. Inicia su ejercicio profesional fundando, junto con otros socios, el estudio de diseño Comunicación Gráfica Avanzada. Después de trabajar por alrededor de un año para diversos clientes, es contratado por la empresa consultora trasnacional Gedas North America para integrarse a su división de proyectos Multimedia. Por más de dos años, trabaja desarrollando soluciones basadas en tecnologías multimedia como CD ROMS interactivos, sitios WEB, presentaciones dinámicas, animación y modelado tridimensional para distintos clientes. Se especializa en el diseño y generación de interfaces de usuario final para sistemas productivos, programación, creación de experiencias interactivas, pruebas y control de calidad. Tras obtener una certificación en Nuevos Medios en 1998 por el Georgia Institute of Technology, es transferido al departamento de Arquitectura de Software de Gedas donde se desempeña como consultor y líder de proyectos, coordinando y desarrollando iniciativas de tecnología de información (TI) especialmente en el área del comercio electrónico. Durante esta etapa es comisionado para dirigir varios proyectos internacionales para clientes en los Estados Unidos y Alemania así como clientes nacionales como Librerías Gandhi, Grupo Solera, Volkswagen de México, y la Asociación Mexicana de Estándares para el Comercio Electrónico. En el año 1999 inicia sus estudios de Maestría en Diseño de Información en la Udlap obteniendo el título con honores un par de años después. En el año 2002, buscando una carrera académica, deja Gedas para integrarse a la Universidad de las Américas Puebla como Jefe Administrativo de la Escuela de Artes y Humanidades y profesor colaborador. Es en este puesto donde obtiene valiosa experiencia administrativa y de gestión académica, así como práctica docente. En el 2009 se integra como profesor de tiempo completo en el departamento de Diseño y a partir de junio del mismo año y hasta agosto del 2012, como Jefe del Departamento de Diseño de Información. Sus áreas de especialidad, desde la perspectiva tecnológica, son el diseño de interfases electrónicas, la arquitectura de información, la interacción digital, los sistemas multi-mediáticos y on-line, así como la usabilidad y productividad en el diseño. Desde la teoría, se especializa en retórica visual, persuasión, argumentación, análisis discursivo, evaluación y publicidad.

Por: Mtro. Samuel Cortina Arteaga
Profesor de tiempo completo del Departamento de Diseño de Información de la UDLAP
samuel.cortina@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Las cosas del arte son cosas del pensamiento
Siguiente Información socialmente responsable