Efectos de la desaparición del euro

Efectos de la desaparición del euro

Desde su introducción como moneda de uso corriente, hace más de una década, el euro ha estado acompañado por la controversia. Cuando recién comenzó a utilizarse, surgieron todo tipo de teorías conspiratorias a lo largo y ancho de los países que se unieron a la Eurozona. Había quienes aseguraban que el euro permitía esconder un aumento generalizado en los precios o que su creación favorecía a las grandes corporaciones en detrimento del ciudadano de a pie. Pocas personas consideraron las advertencias de los economistas de formación monetarista, que afirmaron que el euro era inviable y que desaparecería en algunos años.

Mientras que las teorías conspiratorias de inspiración popular no se materializaron, los sombríos augurios de algunos expertos sí están a un paso de hacerse realidad. El gran economista Milton Friedman tuvo voz de profeta y señaló, hace ya 13 años, que la primera gran crisis económica europea daría la cuchillada de muerte al euro. Se harían grandes esfuerzos por salvarlo, pero sería imposible.

Si damos a las palabras de Friedman la confiabilidad que se merecen, entonces nada va a impedir que el euro desaparezca. Los paquetes de rescate a Grecia y a otros países que caigan en una situación similar, serán inútiles. Por unos instantes, la enfermedad parecerá amainar, como ocurre en estas semanas. No obstante, meses después un nuevo elemento arreciará los problemas del euro y lo acercará a la tumba.

¿Por qué hay tanto interés por evitar la muerte del euro? ¿Cuáles serán los efectos de su desaparición? Mencionemos sólo algunos:

  1. El ciudadano promedio de la Eurozona experimentará una pesadilla financiera: tendrá que restructurar ahorros y créditos, y replantear su esquema mental sobre los gastos de la vida diaria. En algunos países, los consumidores sufrirán una caída en su poder de compra.
  2. Las compañías tendrán que enfrentar mayores costos de financiamiento y sobrevivir en un ambiente de negocios más incierto.
  3. Entre los países europeos habrá grandes y pequeños perdedores, pero ningún ganador. El país más afectado será Alemania, que durante una década ha logrado vender más que nunca en Europa, gracias al poder de compra que el euro le otorgó a las economías que antes tenían monedas débiles.
  4. La economía mundial perderá una de sus monedas favoritas de reserva y que se había convertido en un refugio para quienes no deseaban estar amarrados al dólar estadounidense.
  5. ¿Por qué no decirlo? Pocos tan afectados como los turistas que visitan el Viejo Continente, pues tendrán que regresar a la constante y costosa conversión de las numerosas monedas nacionales.

Como bien se advierte, la desaparición del euro tendrá efectos nocivos para todos.

Acerca del autor: el Dr. Raúl Bringas Nostti es profesor-investigador de tiempo completo del Departamento de Administración de Negocios Internacionales de la Universidad de las Américas, Puebla. Ha laborado por más de una década en la institución. Es miembro de la American Historical Association y del Sistema Nacional de Investigadores. El Dr. Bringas estudió una licenciatura en Antropología Social y una maestría en Estudios sobre Estados Unidos en la propia UDLAP. Tras dichos estudios, trabajó en la empresa COSECE, del sector turístico, especializada en la administración de semanas de tiempo compartido. Durante tres años fue Gerente de Comercio y posteriormente fue ascendido a Director General, cargo que desempeñó durante cinco años. En su administración, la empresa obtuvo varios premios internacionales por calidad en el servicio y en 1994 recibió el Excellence Award de RCI International, Indianápolis, mediante el que se premió a los cinco mejores proveedores del servicio de tiempo compartido en México. El Dr. Bringas opina que el entorno académico no basta para obtener una formación integral y es necesario contar con experiencia laboral en el mundo real. Tras su fructífera experiencia en el sector privado, el Dr. Bringas realizó un doctorado en Historia, con especialidad en relaciones México-Estados Unidos, en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Su asesor de tesis doctoral fue el reconocido historiador David LaFrance, en ese entonces profesor en Oregon State University. Al mismo tiempo, estudió una licenciatura en Derecho Internacional. Con el deseo de profundizar en el análisis histórico de la relación entre México y Estados Unidos, el Dr. Bringas realizó un posdoctorado en Historia en la Universidad de Harvard. Su asesor de proyecto fue el Dr. John Womack, uno de los más grandes historiadores a nivel mundial. Tras concluir su posdoctorado en 1999, el Dr. Bringas ingresó a trabajar a la UDLAP como profesor de tiempo completo. Ya como profesor de tiempo completo, el Dr. Bringas estudió, con beca Fulbright, un diplomado sobre la Constitución de Estados Unidos en Lafayette College, Pennsylvania. También obtuvo un certificado en estudios fronterizos México-Estados Unidos de la Universidad de Texas-El Paso. Como docente aborda cursos con temáticas muy diversas. Afirma que la función prioritaria del profesor universitario debe ser la atención al estudiante. Por lo tanto, dirige sus esfuerzos hacia la docencia de excelencia y el servicio al estudiantado. El Dr. Bringas ha publicado artículos en revistas especializadas y libros. Cuenta con cuatro libros, La regeneración de un pueblo pestilente La anexión de México a Estados Unidos, 1846-1848 (2008), Historia de Tehuacán de tiempos prehispánicos a la modernidad, con tres ediciones (2010) (2013) (2014) , Historia de las instituciones jurídicas (2010), éste último en coautoría con Peter Reich de Whittier Law School, y Anti Historia de México, con dos ediciones (2013) (2014). Todos sus libros han sido publicados por editoriales de primer nivel, nacionales y extranjeras: UNAM, Miguel Ángel Porrúa, Círculo Rojo y Planeta. En este momento concentra sus investigaciones en una aproximación histórica al mundo de los negocios.

Por: Dr. Raúl Bringas Nostti
Profesor de tiempo completo del Departamento de Administración de Negocios Internacionales de la UDLAP
raul.bringas@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior No hay crisis en el mercado del arte
Siguiente Día Mundial de la Salud