Diseño en la vida cotidiana

Diseño en la vida cotidiana

Nuestro día a día está lleno de objetos, actividades, situaciones y decisiones que tienen que ver con el diseño. Esta palabra que normalmente vemos materializada en los objetos de manera estética, significa mucho más y por eso tiene tanta injerencia en nuestra vida cotidiana. Iniciemos entonces de la siguiente manera: Diseño es una palabra tomada del italiano y en español la interpretamos como designio cuyo origen latino es designare que significa dar signo o sentido a algo. Partiendo de esta etimología, pero sobre todo de su uso práctico, el diseño es una actividad que debe generar experiencias en el ser humano para que mediante sus objetos (tangibles e intangibles), resuelvan de la manera más natural la necesidad, requerimiento o deseo que el usuario final desea solventar.

Mediante esta experiencia sencilla y clara, el diseño tiene que proveernos de un ambiente adecuado que no nos distraiga con preocupaciones sobre un objeto mal planteado, donde nos ocupemos realmente de enfocarnos en solucionar problemas críticos que requieran de toda nuestra atención y que garanticen nuestra integridad.

Un buen diseño aprende, se anticipa, prueba y adapta la solución para que no se repita el error, por eso vivimos y esperamos la última versión de “todo”, suponiendo que tendremos menos problemas y más funciones útiles. Pero, cuidado, el diseño hace que las cosas sean tan adaptables que a veces se convierten en artículos indispensables: muy frecuentemente es inadmisible existir sin ellos. Empezamos a quererlos, admirarlos y a asignarles valor; esta situación puede llegar a afectarnos y a aislarnos de nuestra relación con otros seres humanos, “son tan bellos, atractivos y me simplifican la vida que no puedo vivir sin ellos”.

Esta situación es parte también de lo cotidiano, y me lleva a dejarlos con una reflexión: este afán de hacerlo todo bien y darle sentido a nuestros días mediante el uso de los objetos bien diseñados tiene un gran riesgo, si perdemos la consciencia de que son sólo objetos y que son para usarse, pueden cobrar vida y hacernos dependientes de ellos, lo que nos lleva a la frustración. ¿Qué sucede hoy, que el diseño se empeña en hacer a los objetos tan indispensables y queridos, al punto de que “amamos” a los objetos y “usamos” a los humanos?.

Acerca del autor: originario de la ciudad de Cholula, Puebla, estudió la Licenciatura en Diseño Gráfico en la Universidad Iberoamericana Puebla, contando con beca de la Secretaría de Educación Pública, obtuvo el Grado y Mención Honorífica en marzo de 1993. Estudió la Maestría en Artes Visuales con orientación en Comunicación y Diseño Gráfico en la Academia de San Carlos, en la División de Estudios de Posgrado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas, UNAM, contando con Beca Excelencia de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), obteniendo el grado en noviembre 1999. Diplomados en Pensamiento Crítico – 2009, Diseño Multimedia – 2005, Diseño Digital – 2004, Estrategias de Mercadotecnia y Comercialización – 2000, en Universidad de las Américas – Puebla. En el campo profesional a participado en diversos despachos de diseño y publicidad, como consultor para empresas. Desde 1990 y hasta la actualidad, ejerce profesionalmente el diseño especializado en la Identidad global, marketing político y el diseño de información, análoga y digital. Miembro Fundador del Colegio de Diseñadores Industriales y Gráficos de la Ciudad de Puebla, ha participado con conferencias en el Colegio de Diseñadores industriales y Gráficos de la Ciudad de Querétaro (CODIGRAQ) y en la Cámara Nacional de la Industria de las Artes Gráficas, delegación Puebla (CANAGRAF) y congresos de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, en esta última fungió como Coordinador de la carrera de Diseño Gráfico de 1996 a 1998. Jefe del Departamento de Diseño Gráfico de la Universidad de las Américas Puebla 2003 – 2005; Miembro del Comité para la acreditación con SACS de UDLAP 2008. Ha impartido cursos, seminarios y conferencias en diversas instituciones, como: Colegio Americano de Puebla, Universidad Iberoamericana Puebla, Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, Centro de estudios Profesionales de Chiapas, Universidad Autónoma de Aguascalientes, Universidad Mesoamericana de Oaxaca, Universidad del Mayab Mérida, IV Coloquio Nacional de Arte Popular en Xalapa Veracruz, congresos nacionales ENCUADRE, Universidad Anahuac Norte DF, Instituto Tecnológico Latinoamericano de Pachuca, Hidalgo, Universidad Anáhuac, Universidad Autónoma de Cd. Juárez, Xalapa Ver., Instituto del Libro Cubano Habana, Universidad Rafael Landibar Guatemala, Conestoga College, kitchener, Ontario, Canadá, Instituto Internacional de Diseño de Información (IIID) Austria, Universidad de las Américas Puebla. En la actualidad es Profesor Tiempo Completo, Coordinador del área de Práctica Profesional y de Gestión del Diseño de la carrera de Diseño de Información Visual en la Universidad de las Américas; por tres periodos 2008-2013 fue Comisionado Regional de ENCUADRE (Asociación Mexicana de Escuelas de Diseño) y representante del programa de diseño ante la misma asociación. Socio del Colegio Cain Murray 2003 – actualidad. Preceptor académico UDLAP, 2000 – actualidad. Miembro del Consejo Académico UDLAP, 2009 – 2011y 2014 – 2016

Por: Mtro. Juan Manuel Bada Dosal
Profesor de tiempo completo del Departamento de Diseño de Información de la UDLAP
juanm.bada@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Conciencia social, arquitectura y diseño
Siguiente La Importancia Social de la Escritura