Día mundial del medio ambiente… ¿cosa del pasado?

Día mundial del medio ambiente… ¿cosa del pasado?

Espacio en el que ha aparecido el artículo y fecha en que ha sido publicado: e-consulta (06-06-17).

 

“«Sin un Medio Ambiente saludable, no podremos acabar con la pobreza ni fomentar la prosperidad. Todos tenemos una función en la protección de nuestro único hogar: Podemos utilizar menos plástico, manejar menos, desperdiciar menos alimentos y enseñarnos unos a otros a cuidarlo». — António Guterres, Secretario General de la ONU.”[1]

Hace apenas un par de días, el calendario marco el día 05 de junio.

Muchos, inmersos en la feroz cotidianidad apenas lo habrán notado, otros probablemente lo hayan celebrado alegrándose con familiares y amigos, pues no dudo que muchas personas hayan cumplido años ese día.

Sin embargo, me pregunto cuántos de los más de 110 millones de mexicanos que somos, estamos conscientes de la importancia de algo que se celebra mundialmente en ese día y que debería regir nuestras decisiones y actuar en el día con día.

Resulta ser, pues, por si no lo sabes, que serán casi 45 años atrás, cuando el día 15 de diciembre de 1972 en su 2112ª. sesión plenaria la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) acordó designar el día 05 de junio “Día Mundial del Medio Ambiente”.

En este acuerdo se “(…) insta a los gobiernos y a las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas a que todos los años emprendan en ese día actividades mundiales que reafirmen su preocupación por la protección y mejoramiento del Medio Ambiente, con miras a hacer más profunda la conciencia de los problemas del Medio Ambiente (…)”[2]

Así pues, podríamos decir que el día 05 de junio el “Medio Ambiente” celebra su cumpleaños… en todo el mundo.

Esto me lleva a plantearte una pregunta personal: honestamente, ¿crees que podrías decirle al Medio Ambiente – “feliz cumpleaños!”?

A su fiesta, ya has sido invitado, pues si eres capaz de leer esto (por obvio que parezca) significa que estas vivo y eres humano, se supone por lo tanto, parte de la especie más capaz y desarrollada que habitamos en la Tierra.

Dado que la exhortación es a los gobiernos y organizaciones a mostrar “de alguna forma” su preocupación en ese día por el Medio Ambiente, es triste ver que el dirigente de uno de los países alrededor del mundo que más dañan el Medio Ambiente muestre poco interés al respecto, pero eso sólo demuestra aún más su ineptitud e ignorancia: ciertamente hablo del Sr. Trump, quien hace sólo unos días atrás anuncio su decisión de retirar a los Estados Unidos del famoso Acuerdo de Paris, acuerdo en el que 195 países firmaron en diciembre de 2015 su “voluntad” de reducir significativamente los contaminantes que están dañando en todo sentido a nuestro celebrado, el Medio Ambiente.[3]

El calentamiento global y el cambio climático, síntomas de un Medio Ambiente altamente dañado y deteriorado, nos afecta a todos y cada uno, nos guste o no. Hace apenas unos días, en el norte del país cayeron granizos prácticamente del tamaño de pelotas de tenis que dañan las propiedades de todos y ponen en riesgo la vida de plantas, animales y humanos.[4] Por lo tanto, si bien es cierto que las naciones deben tomar medidas al respecto, creo sin embargo, que la responsabilidad de cuidar del Medio Ambiente es de todos y cada uno de nosotros.

Pero tal vez te preguntes: ¿Qué puedo hacer yo para “cambiar al mundo”?… en realidad, más de lo que crees!!

Revisemos algunos ejemplos prácticos:

Tu eres un consumidor, al igual que todos nosotros…

por lo tanto, como consumidores tenemos la capacidad de elegir productos de empresas “social y ambientalmente responsables” y con eso premiar o castigar a participantes del mercado, haciendo con nuestro poder y decisiones de compra diaria mayor presión a las empresas que la que pudiera ponerles cualquier gobierno.

Eleva tu conciencia y actúa en consecuencia…

Si eres un consumidor… puedes reducir tu consumo!! Llega al grado de conciencia de Aristóteles, el gran filósofo griego, y haz como Él, quien según cuenta la tradición al llegar al mercado de la plaza central, expresaba a sus discípulos la frase de “Cuantas cosas hay, que no necesito!” como parte de sus enseñanzas filosóficas.

Si lo piensas, esto es verdad… las empresas requieren muchos insumos y energía para producir lo que tú y yo consumimos (ropa, electrodomésticos, autos, llantas, cosméticos, etc.); si reducimos nuestro consumo, reducimos la explotación del Medio Ambiente, pues prácticamente todo necesita “materias primas” y uso de procesos industriales que contaminan y requieren energía y combustibles, acabando y deteriorando de este modo nuestro Medio Ambiente.

Transpórtate de modo más inteligente…

Usa tu bicicleta… hacerlo así, te dará muchos beneficios: te dará una mejor salud, te pondrás “en forma”, te ahorra dinero y de paso, ayudas al Medio Ambiente.

De igual forma, si por razones de distancia requieres otros medios, puedes usar sistemas de transportación colectiva y si requieres el auto, puedes compartir/rotar el uso del auto con otras personas/colegas, distribuyendo y disminuyendo los gastos y ayudando también así al Medio Ambiente.

Cuida el agua…

Báñate más rápidamente, cierra las llaves, arregla las fugas/goteras de agua, tira el aceite sobrante de la cocina en la basura, no en el drenaje!, etc.

Tira la basura en su lugar… y recicla!!!

La basura NO va en la calle!!… o en la banqueta, el baldío, o los parques y jardines… tírala en un bote de basura… y según corresponda!!… esa es tu responsabilidad…. no la del gobierno!! (claro, sigamos a la par exigiendo al gobierno botes de basura separados – para reciclar – en lugares públicos y un manejo adecuado de basura, pero eso es harina de otro costal en este momento)

No compres animales silvestres/salvajes…

No compres pajaritos enjaulados… ni changos, leopardos, etc… disfruta de ellos en su hábitat natural; ¡¡son parte de un ecosistema que los requiere!!

Edúcate y comparte tus ideas/acciones al respecto!!

Procura leer más al respecto sobre el calentamiento global y el cambio climático, existen también muy buenos video-documentales, incluyendo uno reciente titulado “Before the flood” (Antes de la inundación) donde participa el famoso actor Leonardo DiCaprio. [5]

¡Instruye a los niños!

A los niños podemos “decirles” muchas cosas, pero la mejor educación/instrucción, es el ejemplo. ¡Hazlo por ellos!

Si cada uno de nosotros en nuestro diario actuar hace acciones sencillas como las menciondas, estaremos significativamente contribuyendo a detener el deterioro que ya hemos causado al Medio Ambiente y eventual e idealmente, a restaurarlo y regenerarlo. Entonces sí, podríamos decirle: ¡Feliz cumpleaños! Recuerda que la unión hace la fuerza.

Para cerrar en esta ocasión quiero invitarte a reflexionar, sobre una frase atribuida a Roberto Benigni y/o a ser un dicho Hindú (que en última instancia no importa quien la haya dicho, sino la trascendencia y verdad que conlleva):

“¡¡Este mundo [Medio Ambiente], no lo heredamos de nuestros padres, sino que lo estamos tomado prestado de nuestros hijos!!”

Piensa y dime entonces, ¿es el cuidado del Medio Ambiente una cosa y una responsabilidad con nuestro pasado o con nuestro futuro?

[1] Fuente: http://www.un.org/es/events/environmentday/, visitada el 05 de junio de 2017

[2] Resolución 2494 (XXVII). Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, tomado de http://www.un.org/es/events/environmentday/, visitada el 05 de junio de 2017.

[3] Fuente: https://www.nytimes.com/2017/06/01/climate/trump-paris-climate-agreement.html?mcubz=2&_r=0, visitada el 05 de junio de 2017.

[4] https://www.youtube.com/watch?v=CKiBr-OZ0jI, y ver también https://www.youtube.com/watch?v=FSwDRMRnjJ0

visitadas el 05 de junio de 2017

[5] https://www.beforetheflood.com/ , visitada el 05 de junio de 2017

 

Acerca del autor:  Mtro. Abelardo Medel es Profesor-Investigador de Tiempo Completo del Departamento de Administración de Empresas dentro de la Escuela de Negocios y Economía de la UDLAP; es también candidato doctoral en la Facultad de Economía y Medios de la Universidad de Tecnología de Ilmenau en Alemania donde trabajo con financiamiento externo como Asistente de Investigación y Docencia por varios años adscrito al Departamento de Gestión de la Comunicación y Empresas Mediáticas. Posee un grado de Maestría en Economía y Negocios Internacionales de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Schmalkalden (Alemania) y una Licenciatura en Relaciones Industriales (Administración de Recursos Humanos) de la Universidad de Guanajuato (México). Además de la academia, el Profesor Medel cuenta con varios años de experiencia profesional como consultor interno y externo en Negocios y Recursos Humanos, función que ha desempeñado en varias organizaciones y trabajando con compañías y clientes de muy variados sectores económicos. Adicionalmente, cuenta con amplia experiencia en la venta de servicios financieros. Sus intereses de investigación cubren temas como emprendimiento, migración internacional, gestión estratégica de recursos humanos, negocios internacionales, compañías mediáticas, desarrollo regional y urbano, entre otros. Así mismo, ha sido seleccionado para presentar sus actividades y resultados de investigación en conferencias internacionales en Brasil, Estonia, Republica Checa y Alemania; debido a sus resultados académicos, el Profesor Medel fue seleccionado como participante en programas culturales y universitarios en China, Japón y Alemania en diversos momentos. A lo largo de su vida, el Profesor Medel ha obtenido varias becas, siendo las más relevantes las otorgadas por el CONACYT (México) para realizar estudios de maestría y doctorado en el extranjero y las becas cortas para estudios doctorales otorgadas por el DAAD y la TU Ilmenau en Alemania.

Por: Mtro. Abelardo Medel Domínguez

Profesor-Investigador de Tiempo Completo del Departamento de Administración de Empresas dentro de la Escuela de Negocios y Economía, UDLAP.

abelardo.medel@udlap.mx

Disponible en formato PDF

Anterior ¿Podemos a través de nuestras habilidades conversacionales influir en el compromiso de los colaboradores?
Siguiente Un enfoque de innovación para la preservación de la lengua mediante el uso de tecnologías