Capital humano

Capital humano

Las diferencias entre los ingresos de los trabajadores se deben a diversos factores, entre los que destaca el capital humano, es decir, la acumulación de las inversiones (formación, capacitación y experiencia) en las personas. La forma de capital humano más importante es la educación, ya que representa una inversión en tiempo, dinero y costo de oportunidad que una persona ha hecho para aumentar su productividad en el futuro. Los trabajadores con mayor capital humano tienen una mayor productividad y, por tanto, ganan, en promedio, más que los trabajadores que tienen menos capital humano. Por ello, no es de sorprender que una persona con título universitario gane más que una persona que sólo tiene certificado de preparatoria o de secundaria, ya que la formación que obtuvo en la universidad incrementó su capital humano.

Desde la perspectiva del mercado, también podemos ver por qué la educación incrementa los salarios. Por el lado de la demanda, las empresas demandantes de fuerza de trabajo están dispuestas a contratar a trabajadores con mayor capital humano, ya que éstos tienen una productividad marginal superior, mientras que, por el lado de la oferta, los trabajadores oferentes de su mano de obra están dispuestos a invertir en educación con el propósito de ser preferentemente contratados. En las últimas dos décadas, los cambios en la organización industrial han incrementado la demanda de trabajadores con estudios universitarios (respecto a los que sólo tienen certificado de bachillerato). Los avances tecnológicos han influido en la demanda de trabajadores con mayor capital humano debido a que muchas empresas utilizan bases de datos computarizadas para guardar los registros de sus negocios y menos archiveros físicos, por lo que demandan trabajadores con conocimientos computacionales.

Sin embargo, hay otros factores que influyen en las diferencias salariales de los trabajadores, como la herencia genética, los valores morales y la familia de procedencia, que hacen que las personas difieran en sus características físicas y mentales (fuertes, débiles, perezosas, serviciales, altas, bajas, introvertidas, sociales, agradables, antipáticas, bien parecidas, poco agraciadas, etcétera): estas características personales también son determinantes del nivel salarial de los trabajadores. Además, aunque los economistas laborales relacionan el salario de los trabajadores con variables medibles como los años de estudio, de experiencia y de edad, saben que estas variables explican menos de la mitad de las diferencias salariales y que otras características como la capacidad y el esfuerzo (que aunque son difíciles de medir) deben ser tenidas en cuenta ya que también desempeñan un papel muy importante en el nivel de ingreso.

Acerca del autor: gracias a una beca otorgada por el CONACyT para realizar estudios de posgrado en el extranjero obtuvo el grado de Doctor en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid (Doctorado con Mención de Calidad en el extranjero) con Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad (máxima calificación otorgada por las universidades españolas). Obtuvo el Premio Extraordinario a la Mejor Tesis Doctoral de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid en el Ciclo Académico 2009 – 2010. Realizó sus estudios de Maestría en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid y sus estudios de Licenciatura en Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana – I, en la que se le otorgó la Medalla al Mérito Universitario por obtener la calificación promedio más alta de la generación. Al inicio de su Licenciatura obtuvo una beca por parte del Istituto Italiano di Cultura della Cittá del Messico, lo que le permitió el conocimiento de la lengua, cultura e historia italiana a la par de sus estudios en Economía. En materia docente imparte las asignaturas: Macroeconomía II, Análisis de Inversiones I y II, Economía Financiera, Microeconomía I, Econometría II, Principios de Economía, Finanzas Internacionales, y Principios de Microeconomía. Como investigadora, publica artículos en revistas arbitradas e indizadas, sus trabajos de investigación se centran principalmente en Economía Financiera (Fondos de Inversión, Microestructura de los Mercados Financieros, Banca de Inversión, Gestión de Carteras, etc.). Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Profesor-Investigador de Tiempo Completo y Director Académico del Departamento de Economía de la UDLAP, así como Columnista en el Periódico El Sol de Puebla en donde publica artículos sobre temas económicos relevantes.

Por: Dra. Elitania Leyva Rayón
Directora Académica del Departamento de Economía de la UDLAP
elitania.leyva@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior El poder de negociación del trabajador
Siguiente Diferencial compensatorio