Bebecitos 2014

Bebecitos 2014

De acuerdo a proyecciones del Consejo Nacional de Población, México se prepara para el nacimiento de un poco más de 2.2 millones de bebecitos en el 2014. ¡Muchas felicidades! ¿A qué país llegan las criaturas del Señor?. He aquí un breve vistazo:

Llegan a un país en el que dos terceras partes de la población económicamente activa forman parte de la economía informal y difícilmente pagan impuestos directos, dejando la carga impositiva para los bolsillos de la tercera parte restante. El sistema tributario mexicano también favorece a los que más tienen.

Llegan a un país cuyo índice de alcoholismo per cápita es el más alto del mundo; un país donde el periodismo es una de las profesiones más peligrosas; un país que ocupa el primer lugar mundial en secuestros; un país donde Acapulco es la segunda ciudad más peligrosa del planeta; un país donde se legisla al vapor, violando los procedimientos establecidos y donde los legisladores legislan protegidos por cercos policiacos y le tienen miedo a la consulta popular; un país de los más corruptos del mundo; un país con una educación que deseduca; un país con pésimos servicios de salud pública; un país donde la distribución del ingreso empeora progresivamente; un país donde las políticas públicas son substituidas por un discurso oficial feliz y ficticio; un país donde una televisora privada se convierte de facto en la cuarta fuerza política nacional…

Un país cuyo gobierno es reprobado por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas; un país cuyo impacto económico de la violencia es calculado en $4,400,000,000,000 (27% del PIB) por el Instituto para la Economía y la Paz; un país donde la diabetes es ya un problema de seguridad nacional; un país cuyos sistemas de impartición de justicia y penitenciario están más o menos en ruinas; un país cuyo sistema bancario va rumbo a la bancarrota, nuevamente; un país donde las finanzas municipales y estatales, en general, están del cocol…

Un país donde el crimen organizado reta sistemática y exitosamente al Estado en lo referente al monopolio del uso legítimo de la violencia y donde ha logrado infiltrar a una buena parte del aparato policiaco; un país donde el contrato de Estado entre el gobierno y la sociedad se ha quebrantado al grado de cuestionar el pago de impuestos, ya que lo que la sociedad recibe a cambio es prácticamente irrisorio; un país cuyo poder adquisitivo del salario lleva más de 30 años deslizándose…

También llegan estos bebecitos a un país hermoso en su geografía; un país con gente noble e ingeniosa; un país con una de las culturas más ricas en términos históricos y culinarios… Y un país en el que la movilización política de su sociedad, por el momento, brilla por su ausencia. ¡Órale!

Por: Dr. Gustavo Cano Hernández

Disponible formato PDF

 

Anterior Los Judíos, el Capitalismo y el Premio Nobel (1ª Parte)
Siguiente El año de las reformas y de la crisis de confianza