Afrontando el reto de ser padres

Afrontando el reto de ser padres

La relación que tenemos con nuestros hijos es una de las más afectivas, pero muchas veces, como padres, nos encontramos en un dilema entre hacer las cosas bien o disfrutar de la paternidad, y en ocasiones el miedo a fallar hace que perdamos la confianza en la capacidad que tenemos para criarlos.

En la actualidad, los padres se ven cada vez más presionados por alcanzar la perfección en la educación de sus hijos, intentando llegar a ella por diferentes medios. Como el basarse en un sinfín de libros que dicen ofrecer la manera “correcta” de ser padres; perdiendo la capacidad de observar a sus hijos y descubrir que cada niño es único. Cada uno nace con una personalidad distinta, por lo tanto, la educación debe adaptarse a esas características individuales; no debemos angustiarnos porque nuestros hijos no responden exactamente como los libros lo indican.

La labor como padres es reconocer a nuestros hijos como personas que sienten, desean y sueñan al igual que nosotros, y desde este enfoque proporcionar lo que necesiten: límites, respeto, amor e independencia para desenvolverse de la manera más plena posible para que al final puedan elegir el camino que decidan seguir, el cual hay que aprender a respetar.

Facilitar a los hijos las herramientas necesarias para afrontar los retos que se presentarán en el trascurso de sus vidas, encontrando un punto intermedio entre autoridad y cariño, puede llegar a ser una tarea difícil pero no imposible. Una de las primeras cosas que debemos lograr es recuperar la confianza en nosotros mismos.

Me gustaría compartirles algunas de las recomendaciones que pueden ayudar a facilitar el reto de ser padres:

  • Debemos guiar a nuestros hijos en un proceso de crecimiento a través del reconocimiento y el respeto hacia su individualidad.
  • Tener presente que la perfección es un objetivo imposible de alcanzar para padres e hijos.
  • Lograr poner límites sin sentir culpabilidad.
  • Recordar que en ocasiones un poco de frustración es el ingrediente necesario para continuar creciendo.
  • Recuperar el sentido común y creer en la capacidad que cada uno tiene para educar a sus hijos.

Nunca olviden que el ser padres nos ayuda a descubrir nuestros recursos, así como rebasar nuestra capacidad de reconocer y manejar nuestras emociones.

“Si existe algo que deseamos cambiar en un niño, debemos examinar y ver si no hay algo que primero debe cambiar en nosotros mismos”

Carl Gustav Jung

Por: Mtro. Noé Enrique Nañez Pon
Jefe del Área de Apoyo Estudiantil de la UDLAP
noe.nanez@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Se aprende más escuchando que interrumpiendo
Siguiente La nueva evolución de la información