Poema: quiero un amor intenso

Poema: quiero un amor intenso

Poema

Creo firmemente que la mente fue creada para interpretar y traducir lo que el corazón siente, y lo que el alma quiere decir. El problema está en que la mente ha adquirido autonomía, y ahora piensa por sí misma. El arte de mi escritura no reside en la estructura, sino en que escribo con la mente, lo que el alma y el corazón quieren expresar, sin limitación alguna.

Quiero un amor intenso. Sin cobardías. Sin esa timidez de te quiero poco y despacio porque es sensato. A mí quiéreme mucho, desde el día uno, o mejor ni lo hagas. No vengas a ofrecer medias tintas que no van a dejar huella en el libreto de mi vida.

A mí ámame, y no escuches a los que dicen que no te aferres porque dolerá, aférrate fuerte, y no dejes que me vaya. Y te daré lo mejor de mí. Y buscaremos la manera de acallar el dolor, con el abrazo de nuestras almas, que saben que nacieron destinadas a estar juntas.

A la fregada la santidad, pacto el infierno si es contigo, que de nada sirve el cielo sin estrellas, que de nada me sirve la tierra sin semillas.

Y haremos de lo nuestro algo fértil, que le de celos a los bosques, que mate de envidia a las selvas, que crezca sin el tiempo, que no sienta los minutos. Cuyo rocío contagie al mirón, y le impulse a buscar un amor como el nuestro, sabiendo que no lo encontrará, porque no se ha visto ni entre los dioses.

Y viviremos algo tan intenso juntos, que los volcanes tendrán miedo, algo tan hermoso que las amazonas sentirán vergüenza, algo tan fuerte que atravesará como daga al espacio y se burlará de él cuando intente separarlo.

Algo tan romántico que hará que la intensidad de aquel enamorado que se arrancó una oreja para probar su sentir sea visto como algo de la vida cotidiana.

Algo tan profundo que los mares respetarán. Una sinergia tan especial que nos unirá hasta el final de los tiempos, y hará que nos reconozcamos sin importar la época ni los rostros.

Algo único y especial, fuera del alcance del miedo y de la duda, inmune a la infidelidad, a pocos centímetros de la locura. Que meta en problemas al universo que no alcanza a albergar su inmensidad. Algo tan poético que haga que estas palabras se vuelvan realidad.

Por: Lic. Pablo López Navarro, egresado UDLAP, generación 2016

Anterior Mecatrónica en la generación de energía eléctrica por medios alternativos
Siguiente Espora No. 6